Juncos

Juncos

Juncos

La “Ciudad del Valenciano”

Fundación

El nombre del municipio se deriva del arbusto de junco, el cual abundaba en los barrios más húmedos de la zona. Su territorio formaba parte del Hato Grande localizado en el Valle de Caguas, lugar de fundación de varios municipios de esta región. Este Hato se extendía por las llanuras del norte de la Cordillera Central en la ribera del Río Grande de Loíza. En esta región se establecieron una serie de hatos — extensos territorios dedicados a la crianza de ganado — los cuales dieron origen a varios núcleos de población que, eventualmente, se convirtieron en pueblos. Así sucedió con San Miguel de Hato Grande, lo que hoy conocemos como el municipio de San Lorenzo; el Hato de Las Piedras, que luego se convirtió en Las Piedras, Humacao y Tabuco, y el Hato del Valenciano. Este último se subdividió en el Hatillo de Los Lirios y el Hatillo de Los Juncos.

En el 1782, los habitantes del Hatillo de Los Juncos pidieron a los tribunales seculares y eclesiásticos que se trasladase a este sitio la iglesia parroquial que se encontraba localizado en Las Piedras. Solicitaron que se les permitiera organizar un nuevo pueblo separado al de Humacao. La solicitud de la formación del nuevo pueblo fue aceptada por el gobierno, y el 3 de agosto de 1792, el gobernador interino Francisco Torralba dio la orden para que se fundara el pueblo de Juncos. Tomás Gracia Pagán fue nombrado primer alcalde.

Para el 8 de septiembre de 1797, la Parroquia Nuestra Señora de la Concepción, celebró su primera misa. Al momento de su fundación, Juncos se componía de los barrios: Gurabo, Juncos Pueblo, Lirios, Seiba (con s) y Valenciano. Ese mismo año, 323 hombres procedentes de Juncos, Arecibo y Cayey participaron de la defensa de la capital contra el ataque inglés.

En 1811 se fundó el municipio de Hato Grande, hoy conocido como San Lorenzo. Parte de uno de los barrios de Juncos le fue cedido. Años más tarde, cuando se fundó Gurabo, ocurrió lo mismo. Así, disminuyó la extensión de este municipio, conservando los nombres originarios de los barrios. Para 1853, se reorganizó nuevamente el territorio junqueño. El barrio Gurabo se dividió en Gurabo Abajo y Gurabo Arriba y el barrio Valenciano, en Valenciano Abajo y Valenciano Arriba. De igual modo, el barrio Seiba se convirtió en Seiba del Norte y Seiba del Sur. Además, cambió su nombre, a partir de entonces a Ceiba.

Al pasar los años, Juncos experimentó crecimiento y desarrollo. Se construyeron calles, un cementerio y aumentó su población. En 1898, Estados Unidos invadió Puerto Rico, su alcalde, Francisco Escuté, renunció. Poco después, en octubre de ese mismo año, nombraron a Ricardo A. Martínez como nuevo alcalde. El resto del ayuntamiento, compuesto por españoles y extranjero, también renunció. El 13 de octubre nombraron a Agustín Collazo como síndico y Primitivo Delfaus como contador municipal.

En 1902, según la Ley para la Consolidación de ciertos Términos Municipales, la Asamblea Legislativa de Puerto Rico eliminó el municipio de Juncos y anexó sus barrios al de Hato Grande (San Lorenzo). En el 1905, una nueva ley de la Asamblea Legislativa derogó la anterior y volvió a constituir el municipio de Juncos con los mismos barrios que tenía en 1902.

Lugares para visitar

  • Antigua Tabacalera
  • Antigua Casa Alcaldía
  • Central Juncos
  • Paseo Escuté
  • Plaza de Recreo de Juncos
  • Iglesia Inmaculada Concepción
  • Plaza del Soldado
  • Antigua Cárcel Municipal
  • Teatro Junqueño
  • El Cristo de la Fraternidad
  • Café Teatro

Personajes ilustres

  • Ramón Fortuño Sellés –Poeta, articulista y cuentista. Alcalde de San Lorenzo y miembro de la Cámara de Representantes.
  • Rosa González Toledo –Primera bibliotecaria de la Penitenciaría Insular. Fundó las Salas de Descanso y el Preventorio Escolar de Aibonito.
  • Clemente Pereda- Poeta, ensayista y periodista. Fue autor del poemario Versos de otoño (1928).

Leave a Reply