Iglesia San José: la más antigua de Puerto Rico

Iglesia San José: la más antigua de Puerto Rico

A pesar de que en la actualidad se considera que la Iglesia San José y la edificación adyacente sean dos estructuras independientes, en su origen no fue así. A principios del siglo XVI, cuando llegó la Orden de los Dominicos a Puerto Rico, el primer gobernador de la isla, Juan Ponce de León, donó los terrenos a los frailes para que construyeran su sede.

Una estructura de plano rectangular sería utilizada para las necesidades domésticas, entre ellas cocina, dormitorios, bibliotecas; y la iglesia como sede espiritual. Estas dos edificaciones forman un convento, que proveía un ambiente propicio para una vida mixta entre la contemplación y el apostolado activo.

Con esa idea en mente, hacia el año 1523, los Dominicos comiezaron la construcción del convento, el cual nombraron Santo Tomás de Aquino, convirtiéndolo en la estructura más antigua de Puerto Rico. Sin embargo, no fue hasta 1532 que los cimientos de la iglesia conventual, al patronato de Santo Domingo, se colocaron.

Primera etapa de construcción

El proceso de construcción de la Iglesia San José fue lento. La parte posterior de esta es considerada como la más antigua y data, aproximadamente, de 1539.

Debajo del altar mayor es posible encontrar la cripta de la familia Ponce de León, donde el mismo Juan Ponce de León fue enterrado entre 1521 al 1555, para luego ser trasladado a la Catedral Metropolitana de San Juan Bautista en 1908.

Segunda etapa

La próxima fase de construcción se estima entre los años 1635 y 1639, en la cual se edificó el primer segmento de la nave y la capilla de Nuestra Señora del Rosario. Existe cierta confusión sobre cuál de las dos surgió primero o si fueron creadas al mismo tiempo.

En esta área se encontraron curiosamente murales de sirenas. Y aunque resulte peculiar en la España del siglo XVII, la Virgen del Rosario fue considerada protectora de los marineros contra las bestias de los mares.

Además, debajo de esa capilla se encuentra la llamada “cripta de los gobernadores”, donde, según se especula, están enterrados alguno de los gobernadores del tiempo español.

Tiempo más tarde, en 1640, se elevó la capilla de Nuestra Señora de Belén o de la Leche. Esta devoción fue traída por el primer obispo de la isla, Alonso Manso, quien arribó con una pintura de esta. Pero no fue hasta el siglo XVIII, que sería considerada patrona y protectora de la ciudad de San Juan.

Tercera etapa

Hacia el año 1773, la nave se alargó y se colocó una bóveda de cañón, asimismo se construyó la fachada exterior y se extendieron partes de las dos capillas principales.

Cuarta etapa

Para 1859 la iglesia pasó a la Compañía de Jesús (Jesuitas), los cuales decidieron cambiarle el nombre a Iglesia San José. Un año más tarde, la fachada oeste se finalizó, dando lugar a la estructura que puede observarse en la actualidad.

En total, la construcción de la Iglesia San José tardó unos 328 años en completarse. Aunque a toda esta historia le faltan las incontables remodelaciones interiores: los muebles, retablos, imágenes, pintura; que ha experimentado a través del tiempo, una de las más antiguas edificaciones de Puerto Rico.

Leave a Reply