Faros de Puerto Rico: Guardianes de navegantes

Con el fin de iluminar las costas de Puerto Rico, hacia finales del siglo XIX el gobierno español inició el establecimiento de un sistema de faros ubicados en puntos estratégicos. Estos facilitarían no solo el comercio de la Isla con otros países, sino también entre las localidades puertorriqueñas. En aquellos años, era esa la forma más eficiente para transportar productos internamente.

Esos faros, guardianes durante años de miles de navegantes, son hoy parte indisoluble de la historia e identidad de Puerto Rico. Algunos fueron modernizados, mientras que otros permanecen en ruinas por no ser ya tan útiles, pero siguen siendo fuente de admiración y nostalgia para puertorriqueños de todas las edades.